Bicentenario de las Independencias Americanas

Escuchar esta página utilizando ReadSpeaker

Independencias en la esfera internacional

 

Tras la derrota de Napoleón, se instaura un nuevo sistema de ordenación internacional, donde los conflictos y las decisiones se discutirán y aprobarán en Congresos.

Las ideas y los movimientos revolucionarios encontraron la total oposición de las potencias defensoras del Antiguo Régimen, las cuales, vencido Napoleón, se reunieron en Viena entre 1814 y 1815, para proceder a la restauración de las viejas estructuras de poder. El sistema político salido de Viena necesitaba apoyos teóricos y prácticos. No faltó un conjunto de pensadores contrarios a la revolución liberal que aportaron el respaldo doctrinal, pero hacía falta también un respaldo militar. Con este fin se constituyó la Santa Alianza, propuesta por el zar Alejandro I (San Petersburgo, Rusia, 1777-Taganrog, Rusia, 1825), que integraba a Rusia, Prusia y Austria para luchar hermanadamente contra el liberalismo. Pero, fue la adhesión de Francia en 1818 la verdadera garantía armada del sistema. Se actúa a través de las decisiones tomadas en los congresos para mantener la situación política. El Congreso de Verona, celebrado en 1822, por ejemplo, decidió la intervención en España para restaurar a Fernando VII como monarca absoluto.

Por su parte, Gran Bretaña y Estados Unidos buscaron el control económico y político en América. El principal interés de Gran Bretaña en América fue el comercial. Se fue adueñando de suficientes enclaves estratégicos para controlar y dominar todas las rutas marítimas del mundo.

Por lo que respecta a Estados Unidos, en el Congreso de Filadelfia (1776) los representantes de las colonias británicas proclamaron la Declaración de Independencia de las Trece Colonias americanas. La lucha entre Gran Bretaña y sus Trece Colonias en América del Norte, finalizó con la firma, en 1783, del Tratado de Versalles. El acuerdo franco-británico, pactado el 3 de septiembre de ese año, reconoció la independencia de las Trece Colonias y la posesión francesa de la Luisiana occidental, Santa Lucía, Tobago y el derecho de pesca en Terranova. Asimismo, la representación británica y la de las independizadas colonias norteamericanas firmaron el pacto que reconocía la plena soberanía de esos territorios.

El 22 de febrero de 1822, se firma el Tratado de amistad, arreglo de diferencias y límites, conocido como Tratado de Adams-Onís, entre España y los Estados Unidos de América, por el que se fijaba la frontera entre la nación norteamericana y el virreinato de Nueva España. Estados Unidos adquiría la Florida Oriental por cinco millones de dólares. Se reconocía la anexión de la Florida Occidental, se definía la frontera oeste de Luisiana, y España abandonaba sus reivindicaciones sobre Oregón.

La política exterior de Estados Unidos quedó definida desde 1823 por la doctrina Monroe, sintetizada en la frase “América para los americanos”, que fue elaborada por John Quincy Adams pero atribuida al presidente James Monroe (Monroe Hall, Estados Unidos, 1758-Nueva York, Estados Unidos, 1835). Estaba dirigida a las potencias europeas, anunciaba que los Estados Unidos no tolerarían ninguna intromisión europea en América. En esta doctrina se diferencian dos directrices: por un lado, la declaración de que todo el continente americano debe quedar al margen de las nuevas colonizaciones europeas para garantizar la seguridad de Estados Unidos; y por otro, la no intervención del país en los asuntos europeos.



Icono de conformidad con el Nivel Doble-A del W3C-WAI. Se abre en ventana nueva

© Ministerio de Educación, Cultura y Deporte.