Bicentenario de las Independencias Americanas

Escuchar esta página utilizando ReadSpeaker

Cuarta Fase (1820-1830)

 

Las resistencias realistas tras la pérdida de los principales territorios americanos tienen lugar en San Juan de Ulúa (Veracruz, México), El Callao (Lima, Perú) y la Isla de Chiloé, en el Océano Pacífico.

Desde la declaración de independencia de México en septiembre de 1821, hasta la fallida expedición de Isidro Barradas (Canarias, s. XVIII-Nueva Orleáns, Estados Unidos, s. XIX) en 1829 se suceden actos de resistencia más que de reconquista de las posesiones perdidas. Así pues, en el mismo año 1821, la fortaleza de San Juan de Ulúa en Veracruz resistirá frente al Ejército Trigarante gracias a la ayuda llegada desde Cuba. Esta ocupación evolucionará hasta producirse el bombardeo del puerto de Veracruz en 1822 por parte de los españoles. A partir de estos hechos, el fuerte será asediado por tierra y mar, estableciéndose patrullas para evitar los contactos y el abastecimiento desde Cuba. El asedio tocará a su fin en noviembre de 1825 con la rendición de los españoles.

En febrero de 1824, las tropas realistas ocuparon El Callao. Después de la derrota de Ayacucho, la guarnición al mando de José Ramón Rodil (Santa María de Trobo, Lugo, 1789-Madrid, 1853) resiste el asedio en la fortaleza del Real Felipe hasta enero de 1826.

Queda otra posición española en el Pacífico, la Isla de Chiloé. En esta isla cercana a la costa chilena no se ha producido ningún movimiento independentista, pero según van triunfando éstos la isla queda progresivamente aislada. En 1819, se hace con el mando el coronel Antonio de Quintanilla (Pámanes, Cantabria, 1787-Almería, 1863) y un año después fracasa una expedición naval al mando del capitán británico Thomas Alexander Cochrane (Annsfield, Reino Unido, 1775-Londres, Reino Unido, 1860) contra la isla. En este tiempo Chiloé sirve de base para la armada realista que actúa en el Pacífico. Los repetidos ataques contra la isla fracasan, pero a comienzos de 1826 una nueva expedición desembarca y se produce la capitulación del coronel Antonio de Quintanilla el 18 de enero.

Durante estos años, España se niega a reconocer la independencia de los territorios americanos, incluso, se manejan proyectos de reconquista. Las únicas tentativas que se ejecutan son las protagonizadas por Isidoro Barradas en México y José de Arizábalo (fl. 1827-1829) en Venezuela.

En 1829, se procede al envío de una expedición de 3.000 hombres a México, al mando del brigadier Isidro Barradas que embarca en Cuba. La expedición parte el 5 de julio y una semanas más tarde desembarca en Tampico, ocupando la ciudad. Antonio López de Santa Anna marcha contra los españoles, teniendo que huir la expedición en septiembre.

A Venezuela llega una expedición comandada por José de Arizábalo. La expedición, proyectada por el capitán general de Puerto Rico Miguel de la Torre, llega a la costa venezolana en julio de 1826. José de Arizábalo actúa de dos modos, primero aunando voluntades entre los descontentos con la independencia, y más tarde, pasando a la lucha directa en las cercanías de Caracas. A finales de 1827, inicia una ofensiva contra dicha ciudad, pero la inasistencia desde el exterior le hace replegarse. Finalmente, tiene que capitular en agosto de 1829.



Icono de conformidad con el Nivel Doble-A del W3C-WAI. Se abre en ventana nueva

© Ministerio de Cultura y Deporte - Gobierno de España.