El Cid
Person - Díaz de Vivar, Rodrigo (ca.1043-1099)

Díaz de Vivar, Rodrigo (ca.1043-1099)

Identification

Type:

Person

Preferred form:

Díaz de Vivar, Rodrigo (ca.1043-1099)Other forms

Dates of existence/Biographical dates:

Vivar del Cid (Quintanilla Vivar, Burgos, España)  1043 - 1099-07-10

History:

Caballero castellano. Por parte de su padre Diego Laínez descendía del linaje de Laín Calvo, mientras que por parte de madre, lo hacía de una alta nobleza vinculada con la corte del rey Fernando I. Nieto de Flaín Muñoz, conde de León y por vía materna de Rodrigo Álvarez. Esos buenos contactos familiares facilitaron su formación en la corte castellana, al lado del infante Sancho; además de las artes militares pudo recibir una educación más completa que incluía la escritura o los rudimentos de la acción política.

En 1063 acompañó al infante don Sancho, futuro rey Sancho II de Castilla, a Zaragoza con el objetivo de cobrar las parias al príncipe taifa. Una vez que Sancho ascendió al trono castellano, Rodrigo se convirtió en uno de sus cortesanos destacados. Tras el asesinato del rey Sancho el el "Cerco de Zamora" por Bellido Dolfos, la situación del caballero no cambió en exceso con el nuevo monarca, Alfonso VI, a quien rindió juramento de fidelidad y vasallaje. Fue Alfonso quien promovió su matrimonio con Jimena Díaz, prima lejana suya, dama de la nobleza y bisnieta del rey Alfonso V de León.

En 1079 cumplió el encargo del rey de dirigirse a Sevilla para cobrar las parias. Estando en Sevilla, este reino sufrió el ataque por parte del rey granadino. Rodrigo Díaz se enfrentó a sus huestes y apresó a García Ordóñez, conde de Nájera, cuyas acusaciones acabarían por dañar la relación del Cid con el rey Alfonso VI. En efecto, Rodrigo fue acusado de haberse quedado con algunos regalos del príncipe taifa sevillano dirigidos al rey castellano. En 1081, Rodrigo llevó a cabo una incursión en Toledo tras el ataque musulmán a Gormaz. Su acción fue descrita, por parte de sus enemigos, como un acto imprudente cuando no calificado de traición, ya que podía poner en peligro la vida del rey castellano. Alfonso VI desterró a Rodrigo que se dirigió en primera instancia a Barcelona donde trató de ponerse al servicio de los condes Ramón II y Berenguer II. Tras no lograr acuerdo alguno acudió a Zaragoza donde al-Muqtadir le acogió en previsión de que este acto le librara del pago de las parias. A la muerte de este príncipe, Rodrigo se convirtió en un actor esencial de la pugna sucesoria entre los hijos de al-Muqtadir, decantándose por el partido del hijo mayor, al-Mutamin. No obstante cuando el castillo de Rueda (Zaragoza) se sustrajo de la obediencia de al-Mutamin y los castellanos fueron derrotados en su intento de tomar posesión del mismo, Rodrigo acudió en ayuda de Alfonso VI y sus hombres y recibió la oferta de volver a la corte. En esta ocasión el Cid declinó la oferta y permaneció en Zaragoza.

En 1085 la incorporación de Toledo a la corona castellana fue respondida por los musulmanes con una petición de socorro a los almorávides norte africanos que se enfrentaron a Alfonso VI. Nuevamente, Rodrigo acudió en ayuda del rey castellano que le recibió de nuevo en la corte y le entregó siete alfoces. Una vez en su servicio le envió a Valencia para asegurar el trono a al-Qªdir, antiguo rey de Toledo al que se le había ofrecido esta plaza en compensación. Estando allí Alfonso VI solicitó la ayuda de Rodrigo y su mesnada en Aledo (Murcia), pero no hubo reunión con las tropas castellanas lo que provocó nuevamente la ira del rey, una acusación de traición, la confiscación de sus bienes y el apresamiento de su familia. Aunque logró la liberación de estos últimos, el caballero hubo de dirigirse a un nuevo exilio en la zona levantina y, en esta ocasión, no se puso al servicio de ningún príncipe taifa. Sí que pudo ir consolidando su posición en el Levante lo que le ocasionó enfrentamientos con otros señores como el rey de Lérida o el conde de Barcelona. En esta situación la reina Constanza animó la intervención del Cid en la campaña granadina de Alfonso VI que se saldó con un nuevo desencuentro entre ambos. Las acciones del Cid se dirigieron en esta ocasión hacia su enemigo García Ordóñez atacando sus posiciones en la Rioja.

En 1092 se produjo la concordia entre Alfonso VI y el Cid que recuperó sus posesiones y posición en la Corte. El ataque de los almorávides a Valencia y el asesinato de al-Qadir motivaron el regreso de Rodrigo a aquella ciudad. Tomó posesión de la plaza y hubo de afrontar diversos ataques almorávides en años posteriores. Fue tras su muerte cuando la plaza se perdiera para los cristianos en 1102.

De su matrimonio con Jimena llegaron a la edad adulta Diego, que falleció en Consuegra durante una campaña con el rey Alfonso VI; Cristina, casada con el infante Ramiro Sánchez y María que se unió al conde Ramón Berenguer III.

Occupations

Places

Domicile:

Zaragoza (España)

Domicile:

Sevilla (España)

Lugar de Defunci¿n:

València (España) in 1099-07-10

Subjects

Gender:

Varón

Related Authorities

Alphonso VI, (1030-1109, King of Castile and Leon)  ( He/She/It collaborated with )

Associative relations :

Monasterio de San Pedro de Cardeña (Castrillo del Val, Burgos, España)  ( He/She is the owner/beneficiary/president of )

Pedro I (ca.1068-1104, rey de Aragón)  ( He/She/It collaborated with; La ayudó en el abastecimiento de Benicadell y participaron juntos en la batalla de Bairén. )

Sancho II (1038-1072, rey de Castilla y de León)  ( He/She/It collaborated with )

Family relationships :

Díaz, Jimena (XI-ca. 1113)  - Marriage (He/She is married to)

Ramón Berenguer III (1078-1131, conde de Barcelona)  - Collateral (He/She is the father-in-law/mother-in-law of)

External Links

Recurso web:

Camino del Cid

Catálogo de Autoridades:

VIAF

Catálogo de Autoridades:

VIAF

Fichero de Autoridades:

Biblioteca Nacional de Espa¿a